lunes, 12 de enero de 2015

UPANO FEST: Un acercamiento íntimo nueve años después



UPANO FEST: Un acercamiento íntimo nueve años después (Revista Exprésate M.S, enero – 2015).

Año a año, el colectivo Upano Fest (U.F.) se consolida como la principal plataforma de gestión cultural independiente de la provincia. Para este 2015, el colectivo viene gestando la organización de la novena edición del Festival Ecológico de Arte y Música “Upano Fest”; para ello, se está buscando profesionalizar la producción del masivo evento en base a la renovación de ciertos parámetros de su estructura organizacional y de su equipo de trabajo, así como el acaparamiento de nuevas fórmulas de operatividad y de desempeño.
Entre los primeros desafíos del colectivo ha estado la necesidad de brindarle al U.F. una nueva imagen, la misma que sea genérica, contemporánea y alternativa. La morfología propuesta para el logotipo de la nueva edición del festival abarca ciertos cambios en relación a las ediciones anteriores; ahora se ha buscado tomar la esencia de la marca anterior y evolucionarla a un concepto más minimalista, para ello, se ha apostado por la Gestalt como estrategia del diseño de su imagen a fin de obtener una marca con personalidad y que sobretodo, represente y genere en la audiencia mayor pregnancia, pertenencia visual y sobre todo, un sentido de simbiosis e identificación con la misma.

En la búsqueda de la profesionalización, en lo que respecta a la producción del festival, existen varios tópicos que evidencian una notable evolución en el trabajo como colectivo y como gestores culturales. En primer lugar, se ha dado prioridad y un trato especial a la formalización de los procesos de gestión para el acaparamiento de fondos económicos para la realización del U.F. Dentro de todo esto cabe destacar que, gracias al minucioso trabajo del proyecto U.F. realizado por Daniel Noguera (productor y director del colectivo), el mismo pudo acceder a los fondos concursables para festivales otorgado por el Ministerio de Cultura del Ecuador, cuyo monto, al cual se hizo acreedor, es de $20.000.

La organización de un evento masivo como el U.F. requiere de personas comprometidas y con conocimientos amplios en varios temas, tanto de índole administrativo, legal, de logística y sobre todo, cultural. Para ello, Noguera, como parte de este proceso de evolución del colectivo, ha rearmado sus fichas y ha organizado un equipo renovado de personas con distintos perfiles profesionales (productores musicales, comunicadores, escritores, músicos, fotógrafos, abogados, etc.,)  y con experiencias diversas en distintos ámbitos de la gestión cultural, para estructurar de esta manera, una máquina de sinergia que enrumbe al U.F. a convertirse en uno de los más importantes festivales de música independiente del país, y ya no únicamente de la Amazonía.

Existe una rugiente expectativa por la realización de la edición número nueve del festival, esto, porque para esta ocasión, el escenario del U.F. tendrá sobre sus tablas a la banda número cien, la misma que vendrá a impregnarse en la xilografía del cartel del festival junto a otras grandes bandas  que ya estuvieron, como: Lucho Rueda y el Feroz Trío, Sudakaya, Plaza Malation, Los Zuchos del Vado, Rocola Bacalao, entre tantas más. Y es ante estas circunstancias, que el colectivo se ha trazado como meta urgente internacionalizar por primera vez el festival; y que, justamente, en celebración por estos nueve años de música, lucha y de escenarios, sea una banda internacional quien cargue atrás de su camiseta con el número 100.

Es importante conocer y destacar que, el Upano Fest, más allá de ser un festival de música, se ha convertido en una plataforma de la cultura en general; basta con observar todo lo realizado por el colectivo más allá del tema musical, propiamente dicho, como por ejemplo: elaboración de murales, grafitis, performances, teatro, etc. Vale resaltar además que, el U.F. se ha convertido en un evento mediático y muy llamativo para el turismo cultural, etnográfico, rural, gastronómico, etc., siendo evidente la llegada masiva de gente de distintas ciudades del país que vienen a integrarse y disfrutar del espectáculo. Este fenómeno, propio de la llamada “Economía Naranja”, tristemente, poco conocido y tratado, genera, silenciosamente, un importante dinamismo de la economía local.

Por último, la altruista tarea de proteger las aguas de la aorta de Macas, el río Upano, es algo elemental a destacar dentro de los objetivos de trabajo del colectivo. La limpieza de las riveras del Upano, la reforestación de sus orillas, los proyectos de reciclaje, etc., son acciones que, aun no estando en un nivel macro, no dejan de ser significativas e importantes, sobre todo, por el mensaje y el legado que estas dejan, de manera especial, en la gente más joven. Todas estas características, a más de otras, como el fortalecimiento del intercambio cultural y el uso artístico del espacio público, deberían no solo motivar, sino más bien comprometer de manera seria a la empresa privada, descuidada casi siempre del enunciado de la responsabilidad social; y sobre todo a las instituciones públicas, para que respalden la iniciativa del Upano Fest, que como vemos, no busca beneficiar a entes particulares y narcisos, sino solamente aportar al desarrollo de la querida, ciudad de los Macas.

0 comentarios :

Publicar un comentario